Otros tumores infantiles

Tal como indica su nombre, estos tumores son aquellos que se localizan en el tronco cerebral, una estructura del sistema nervioso que conecta entre sí la médula espinal, el cerebro y el cerebelo.

El tronco cerebral es una parte de nuestro cuerpo crucial para el funcionamiento normal. En su interior se alojan diversos núcleos reguladores y es el origen de multitud de nervios (pares craneales) que regulan desde funciones tan vitales para nuestro organismo como son la respiración y el ritmo cardíaco, hasta el control de la mayoría de los músculos faciales (9 de los 12 pares craneales se originan en el tronco), las extremidades, tanto brazos como piernas, así como la coordinación del equilibrio.

Los síntomas y limitaciones del niño o niña afectados por este tumor varían y evolucionan en función de los pares craneales y tractos de fibras nerviosas afectadas por el crecimiento del mismo. Suelen ser comunes los problemas de coordinación, equilibrio, dificultad o incapacidad de andar, movimiento de brazos o manos, paralización de los músculos faciales, y en último extremo, incapacidad para hablar o tragar cualquier alimento sólido o líquido.

Los tumores de tronco representan aproximadamente el 20% de los tumores cerebrales infantiles. Este porcentaje se traduce en unos 20 nuevos casos anuales en España y cerca de 200 en los Estados Unidos. Cabe recordar que los tumores cerebrales son los tumores sólidos más frecuentes en los niños y el segundo tipo de cáncer infantil por número de casos después de las leucemias.

Atendiendo al tipo de células que forman este tumor y no solo a su localización, podemos decir que los tumores de tronco (brainstem tumors, en inglés) pertenecen en su mayoría a la categoría de los gliomas, por ello también muchas veces se los denomina simplemente gliomas de tronco (o brainstem gliomas). Los gliomas son tumores del sistema nervioso central y pueden aparecer en cualquier parte del cerebro o de la médula espinal.

Curiosamente, el glioma de tronco se presenta casi exclusivamente en niños. La franja de edad en la que suele presentarse es entre los 5 y 7 años, aunque también se puede diagnosticar en niños de otras edades.

(Información proporcionada por el Hospital San Joan de Déu, Barcelona)

ComparteEmail this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+

Estamos trabajando para modernizar la página ¡PRONTO TENDREMOS UNA TIENDA ONLINE para que puedas COLABORAR!